lunes, 20 de abril de 2009

La melodía de aquella canción

Todos tenemos canciones que nos recuerdan momentos de nuestras vidas, melodías que nos trasportan a un lugar especial, que llevamos tatuado en el mejor rincón de nuestros recuerdos.

Los sentidos tienen esa particularidad. La vista es la que nos regala un mundo de colores, el olfato tiene esa fuerza nostálgica que nos emociona, el tacto despierta toda nuestra imaginación, pero el oído tiene esa magia que nos sumerge en el medio de un tiempo y un lugar.

La música es parte de nuestras vidas, desde las canciones de cuna, hasta las baladas que nos erizan la piel y las canciones de cuna nuevamente con nuestros hijos, como un interminable ciclo que siempre vuelve a empezar.

Las canciones marcan etapas en nuestro existir. Nuestra adolescencia es música, es pasión y un nuevo despertar. La música es una compañía que se vuelve más fuerte en ese tiempo, tal es así que se produce una identificación muy fuerte con un grupo o un estilo.

En cada momento de nuestras vidas tenemos una canción elegida, para algunos será siempre la misma, para otros irá cambiando, dependiendo de las vicisitudes de los años.

Pero si de algo no hay dudas, es que todos recordamos aquella melodía, la de la canción que nos cambió la vida … la que nos dibujó una sonrisa en un momento y en un lugar, que nunca vamos a olvidar.

La fotografía que se incluye junto al texto de esta entrada pertenece a la galería de RossinaBossioB y es compartida bajo licencia Creative Commons.

martes, 7 de abril de 2009

Hablame de amor

ParejaHablame de amor, decime cosas lindas al oído.

Recorreme con tus labios, desde el cuello hasta la punta de los dedos.

Enamorate una vez más de lo que soy hoy, elegime todos los días.

Cantame de nuevo esa canción y olvídate la letra como en cada anochecer en la playa.

Mirame a los ojos como el primer día, reite con ganas del mundo, como en nuestra primera cita.

Regalame un beso y un “te quiero”. Esperame en una esquina todos los días. Prepará nuestra comida favorita.

Pensemos un viaje juntos. Hagamos todo lo que nos hace sentir bien juntos y no dejemos que el presente sea sólo un compendio de bellos recuerdos…

Ya no te pido el sol y las estrellas, sólo te pido que me hables de amor, despacito y al oído…

La fotografía que se incluye junto al texto de esta entrada pertenece a la galería de Elmo Alves y es compartida bajo licencia Creative Commons.

miércoles, 1 de abril de 2009

¿Qué son los afrodisíacos?

Mucho se habla de los afrodisíacos, pero poco se conoce de ellos. Para empezar es importante hablar de donde proviene el término.

La palabra afrodisíaco está íntimamente ligada a Afrodita, la Diosa del Amor en la mitología Griega. Es importante destacar que Afrodita está asociada al amor en el sentido de la pasión. También se relaciona a esta Diosa con la femineidad y la reproducción.

Llevando las características de esta deidad al mundo real, los afrodisíacos son, por lo general, alimentos o productos que estimulan el deseo sexual y revitalizan de manera natural la energía de los amantes.

Los afrodisíacos apuntan a estimular los sentidos para darle un nuevo vigor al deseo. La maravillosa sensación de saborear un buen chocolate suele asociarse a los placeres sexuales. Para quienes se atreven a dar un paso más allá, se pueden encontrar comercios especializados que venden bombones eróticos, que ayudan a alimentar aún más la fantasía de la pareja …

No es recomendable consumir miel hasta empalagarse, pero es una interesante opción para endulzar una noche de pasión. Esto tiene que ver también con que la dulzura está íntimamente unida con el amor.

Los frutos secos también tienen gran fama de afrodisíacos. Las nueces y las avellanas pueden ser un acompañante ideal para un postre y algo más …

Algunas frutas pueden ser consideradas como afrodisíacas, como por ejemplo las fresas y las frambuesas, aunque la mayor virtud de este tipo de alimentos quizás se destaque el día después, para recuperar las energías invertidas en una noche de pasión. Un rico exprimido de naranja o un licuado de banana pueden devolver parte de las fuerzas que se mezclaron con las sábanas y se dejaron llevar por una noche de amor ...

La fotografía que se incluye junto al texto de esta entrada pertenece a la galería de Cláudia*~Assad y es compartida bajo licencia Creative Commons.

Más vistos