viernes, 8 de enero de 2010

Elvis Presley, siempre en nuestra mente y en nuestro corazón

Hay artistas que trascienden a su arte y se convierten en leyenda. Hay músicos que brillan aún después de su muerte y se transforman en mito. Hay personas que quedan en el recuerdo y en el corazón del público para siempre.

La historia oficial cuenta que Elvis Aaron Presley nació hace 75 años en Tupelo, Misisipi. Muchos toman la fecha de sus primeras grabaciones, en los años cincuenta, como el inicio del rock. También se sabe que grabó 150 discos y vendió más de mil millones de copias de sus álbumes.

Sin embargo, todos esos datos son anecdóticos para describir lo que significó Elvis Presley para la historia de la música. Íntimamente asociado con rockabilly, el Rey del Rock, tal como se lo conoce, logró imponer un estilo particular que fue imitado una y mil veces por artistas de todo el mundo, que aún hoy le rinden tributo.

Con temas de la talla de Love Me Tender, Suspicious Minds y Always on My Mind, se definió como un extraordinario cantante de canciones que enamoraron a millones.

Pero, como explicaba antes, todo lo que las estadísticas y las listas de éxitos puedan decir, marcan sólo parte de lo que la figura de Elvis le dio a varias generaciones de fans.


Hoy y siempre, su figura supera todo análisis musical y, como los más grandes artistas de todos los tiempos, tiene un lugar preferencial en la devoción de su público. No son muchos los que han logrado ese lazo tan especial que pudo establecer Elvis con sus fans. Un verdadero vínculo de afecto incondicional, de admiración y de amor infinito por el ídolo.

Es precisamente allí, donde Elvis Presley cruzó la barrera que lo convierte en algo más que un excelente cantante y lo deposita junto al corazón de sus fans.

Ámame tiernamente,
ámame dulcemente,
nunca me dejes ir.
Has hecho que mi vida sea completa,
y te amo tanto...


Ámame tiernamente,
ámame de verdad,

mis sueños están realizados
pues mi amor, te amo,
y siempre lo haré.


Ámame tiernamente,
ámame por mucho tiempo,
Llévame a tu corazón,
porque ese es el lugar al que pertenezco,
y del que nunca partiré.


Ámame con ternura
ámame, querida
Díme que eres mía,
pues yo lo seré a través de los años
y hasta el fin de los tiempos.


Cuando al fin mis sueños se hacen realidad
amor, yo sé,
que la felicidad te seguirá
a donde quiera que vayas.


(Love Me Tender/Elvis Presley-Vera Matson)

0 comentarios:

Artículos relacionados


Más vistos